El año pasado me di una vuelta por el centro de Madrid el día del desfile del Orgullo Gay. No era el primer año que lo veía, me parece una forma de expresarse sana y con alegría, tienen mucha marcha y buena energía. Al final no tuve más remedio que sacar mi cámara y plasmar esos momentos privados que te regalan. Un buen momento para practicar la fotografía de gente. Os dejo con unos momentos de “orgullo” aprovechando que ayer se dio el pregón y este fin de semana se repite la historia.

Cada vez estoy más contento con mi Sony A6000, me hace pasar desaparecido entre la gente y es rápida y efectiva, con la calidad de una réflex. El equipo es poco voluminoso y ligero, por lo que al final te centras en las fotos que es a lo que vas. Espero que os haya gustado. Si puedo me pasaré por el desfile de este año, si alguno se anima, allí os veré.

Pin It on Pinterest

Share This